Drenaje linfático


El drenaje linfático manual. Metodo Vodder,  es una forma de masaje no sanitario, que favorece el funcionamiento del sistema linfático.

Es un masaje suave y superficial, ya que va dirigido a mover el líquido de la dermis con maniobras de bombeo y arrastre. Estas suaves manipulaciones de bombeo de la linfa, activan el sistema nervioso parasimpático que es el que nos tranquiliza y proporciona una sensación de bienestar. Por lo que es muy importante remarcar la función anti estrés de este masaje. Además limpia el organismo de toxinas y mantiene en forma el sistema inmunológico. 

Mediante un masaje muy suave, se consigue desplazar la linfa que se encuentra estancada a lugares linfáticos sanos, después se la acompaña hasta los ganglios para que drene y finalmente vierta al torrente venoso. La técnica manual consigue hacer desaparecer las hinchazones por acumulación o "retención de líquidos"; la zona recupera su aspecto normal de elasticidad y tersura; nos sentiremos menos pesados y nos moveremos con más facilidad, ya que a nuestros músculos les va a ser más fácil trabajar. En este sentido, el drenaje linfático manual Vodder es una excelente técnica anti edad, ya que ayuda al organismo a renovarse de forma natural. 

Podemos comparar el sistema linfático con un sistema de alcantarillado. El sistema linfático discurre paralelo al sistema venoso y está formado por una red de capilares, vasos, conductos y órganos (timo, médula, bazo y ganglios).

Los capilares linfáticos son el primer eslabón de este sistema de «alcantarillado». Enclavados en el tejido conjuntivo laxo (tejido presente en todo el organismo y que envuelve órganos, vísceras, tejido muscular y tendinoso) son los que recogen el líquido que se extravasa de los capilares sanguíneos.

Estos capilares linfáticos tienen unas aperturas que permiten la entrada de moléculas de gran peso molecular (grasas y proteínas). Esto es de una gran importancia puesto que las proteínas que salen de los capilares arteriales no podrían volver a entrar en el corriente sanguíneo si no fuese por la existencia de estos capilares linfáticos.

El sistema linfático desempeña una función imprescindible de limpieza-nutrición de todo el organismo ya que recoge detritos para ser eliminados y devuelve las proteínas al sistema sanguíneo.


ISABEL RODRÍGUEZ
Diplomada en Drenaje linfático manual
Instituto superior de Quiromasaje de Madrid